Tiempo, interés, precio y moneda

Ponencia: Segundo Congreso Internacional "La Escuela Austríaca de Economía en el siglo XXI", agosto 2008, Rosario, Argentina.
Autor: Carlos Alberto Bondone.
Área temática: Economía.

TIEMPO ECONÓMICO

La Teoría de la Relatividad Económica (TRE) destaca la característica muy especial del tiempo económico: es el único bien económico que no tiene vida por sí mismo, sino que siempre se materializa, sí o sí, en otro bien económico. No tiene sentido en economía hablar de una hora o un día, si no es en relación a una necesidad económica temporal, la cual sólo tiene sentido en función a un bien económico que la satisfaga, hablamos de un kilo de pan para satisfacer el hambre de un día.

La característica de materialización indirecta del tiempo económico es exclusiva de éste, pero la teoría económica del siglo XX se la asignó al dinero, motivo central por el cual la TRE considera que gran parte del desarrollo teórico de dicho período fue desafortunado para la ciencia.

El no advertir el carácter “materialización indirecta” del tiempo económico puede acarrear consecuencias devastadoras para la libertad individual.

Es importante destacar que la TRE es válida tanto para Robinson Crusoe como para la sociedad, así, la falacia de composición (lo válido para el individuo no lo es para el conjunto y/o viceversa) es aquí una categoría desafortunada.

Así como es fácil detectar la apropiación indebida de un bien económico que esté representado por su sola existencia (pan, cereal, etc.), no lo es tanto cuando de apropiarse del tiempo económico de terceros se refiere, lo cual puede fundamentarse de dos formas:

  1. No advertir la TRE. Dicha circunstancia facilita el engaño al creer que robar tiempo económico no es delito dado que no tiene existencia propia, algo así como, lo que no veo no lo creo.
  2. El desarrollo de teorías económicas que no advirtieron la TRE. Situación que pone a la ciencia como responsable central del totalitarismo financiero que deviene de sistemas monetarios irregulares, como los vigentes.

Advertidos de la TRE despejamos el primer obstáculo y nos queda solamente el segundo, retomar la teoría económica desde el punto de su desvío, el cual no fue ni más ni menos que desconocer los fundamentos o términos primitivos de la ciencia, a los que sintéticamente referiremos.

INTERÉS

Atento a la TRE, el razonamiento deductivo nos indica esta secuencia: el hombre asigna valor subjetivo a los bienes económicos, y el intercambio de los mismos (inter y/o intra-personales) genera los precios.

Así, la TRE nos dice que el interés es el precio del tiempo económico, concepto muy distinto al sostenido por las teorías del siglo XX que definían al interés como el precio del dinero. Aquí tampoco es aplicable la falacia de composición, ya que no es necesario intercambio interpersonal para que exista el interés, la sola existencia de un ser humano y el paso del tiempo operan como condiciones necesarias y suficientes para la ocurrencia del intercambio intrapersonal.

Cuando el tiempo económico se intercambia entre distintos agentes económicos, se genera el crédito, el cual se origina mediante la entrega de un bien económico presente a cambio de uno futuro. Lo que se paga por el lapso de tiempo entre el origen y el fin del crédito es el interés, y esto es así de sencillo porque la única diferencia entre intercambios de contado (donde no se genera el interés) y a crédito (donde sí se genera el interés), es el tiempo económico transcurrido. Se deduce que, al ser el interés el precio del tiempo económico y el crédito ser tiempo económico, el crédito tiene como precio al interés.

El teórico puro, conocedor de los términos primitivos de la ciencia económica, etapa anterior al ámbito académico, advertirá la enorme trascendencia de la cadena deductiva inmersa en la TRE. No es un tema trivial ya que hace a los fundamentos de la economía como ciencia y trastoca los cimientos de mucha teoría sustentada en otras definiciones: dinero, moneda, interés, precios, intercambios, ciclos, equilibrio, etc.

PRECIOS

La TRE nos dice que el precio es el intercambio de cantidades entre bienes económicos distintos, definición que nos aleja nuevamente de la falacia de composición atento a que Robinson Crusoe utiliza precios en cuanto opta por unos bienes económicos en lugar de otros, en cada uno y distintos, puntos espacios temporales. De esta consideración surge el concepto de precio intrapersonal como el precio que genera un agente económico en el tiempo y por añadidura el de precio interpersonal que es el precio que generan los intercambios interpersonales. A los fines buscados, sólo nos resta decir que el precio monetario es el precio expresado en moneda.

Es aceptado el uso de la estadística como herramienta para medir las variables económicas que define la teoría, de resulta de ello surgen conceptos como el nivel general de precios que permite elaborar datos con el objetivo de medir las variaciones que se producen en los precios monetarios de un conjunto de bienes económicos, y la tasa de interés de mercado que surge también de la misma metodología estadística. Ambas entidades comparten el significativo y relevante aspecto de ser medidas monetarias, es decir, expresadas en la moneda del mercado en el que se hace el estudio.

Hasta aquí estamos hablando de dos entidades económicas distintas, el interés y los precios monetarios, y lo de distintas es menester resaltarlo porque allí debemos centrar la observación a las teorías del siglo XX.

MONEDA

La TRE ubica a la moneda como el bien económico que satisface la liquidez; concepto que está en total sintonía con las teorías que ven el origen de la moneda como una etapa superadora del estado de trueque.

Lo que no comparte la TRE es:

  1. Presentar como relevancia de primer orden en la teoría económica las categorías de cambio directo (trueque) e indirecto (con moneda).
  2. Identificar la teoría del dinero y de la moneda como dos categorías similares o de dudosa semejanza (Ej: es dinero todo lo que cumple la función de dinero, de allí la oferta, a gusto del consumidor, para elegir entre M1, M2, M3, etc.).
  3. Considerar al interés como el precio del dinero y/o la moneda, concepto que opera como la razón de ser de toda la legislación financiera vigente, que legitiman el intervencionismo estatal en la búsqueda de equilibrios económicos que no existen. Esta situación es fácil advertirla cuando los presidentes de los bancos centrales expresan algo así: “no se conoce cuál es el nivel real de la tasa de interés de equilibrio (ni el tipo cambio de equilibrio), y que tal vez nunca se conozcan, o que son de difícil medición”, declaración que opera como un reconocimiento fáctico de la TRE.
Para la TRE son centrales los siguientes conceptos, en disidencia con los precedentes:
  1. Las categorías relevantes son el intercambio de contado y crédito. El contado comprende al cambio directo [trueque], y al indirecto realizado con dinero [bien económico presente usado como moneda: oro, plata, ganado, té, cereal, etc.], y el crédito que involucra bienes económicos futuros. Todo intercambio interpersonal que no sea de contado es crédito, una entidad distinta al dinero.
  2. La moneda puede adquirir tanto la forma de dinero como de crédito, por ende es una categoría superior al dinero, aspecto de enorme relevancia no advertido en su total dimensión por las teorías vigentes, motivo por el cual no se ha efectuado una línea fronteriza concreta y tajante, en lugar de imprecisa y dubitativa, hasta el punto de tratar, con despreocupada alternancia, la teoría del dinero y de la moneda como si estuviéramos frente a una misma entidad económica (en lugar del término “sustitutos monetarios”, con mucho esfuerzo, podría admitirse el de “sustitutos dinerarios”). Lo más peligroso de tal actitud no es la existencia de la zona gris, como lo es el no darle relevancia al tema en sí (no es dinero todo lo que cumple la función de dinero).
  3. La TRE nos clarifica también respecto a que el interés es el precio del tiempo económico, no del dinero. El uso común de la moneda para las operaciones de crédito operó como el verdadero velo monetario, al considerar que el interés es el precio de la moneda. Pero tal actitud es como decir que la moneda es el precio del pan porque siempre lo expreso en moneda, y así llegamos al absurdo de que la moneda es el precio de todos los bienes económicos, de aquí a la desafortunada teoría cuantitativa -- entre otras -- hay solo un paso. Parece mentira que un razonamiento tan sencillo tenga semejante trascendencia, y el no advertirlo haya traído tanta confusión en la teoría económica, como el desarrollo de teorías que nos indican alterar el nivel de la tasa de interés, de un mercado monetario, para adecuarla al nivel general de los precios, de un mercado real.

    Advertidos de que el crédito puede ser moneda, la TRE nos presenta otra clasificación esencial para la teoría económica, la de distinguir entre el crédito regular del irregular. Aquí basta con decir que el crédito irregular se caracteriza por no definir la calidad y cantidad del bien económico presente en el que se cancelará, haciendo más incierto el futuro.

    Pues bien, si sacamos un billete del bolsillo advertimos que no es más que un crédito irregular, ya que entregamos un bien económico presente a cambio de él, y el billete no lo es. Mientras creemos haber hecho un intercambio de contado (legitimado por el error científico), en realidad hemos realizado intercambio a crédito. Pero sabemos también que ese crédito (moneda irregular) podremos canjearlo por un bien económico presente con el simple acto de realizar una operación inversa a la que lo depositó en nuestro bolsillo, obviamente, la cantidad y calidad del bien económico, con que cobraremos el crédito que hemos otorgado, estará signado por circunstancias muy lejanas a nuestra voluntad.

    Las operaciones realizadas con moneda irregular se consideran intercambios de contado por imperio de la ley, pero ésta encuentra fundamento científico en las teorías económicas que asimilan el dinero a la moneda, y por ende el dinero al crédito, es decir, la ciencia tiene su parte en la cuestión, de allí la enorme importancia que debe animarnos a profundizar el estudio crítico de la TRE.

    DERIVACIONES DE LA TRE

    De la síntesis precedente podemos deducir en forma inmediata un pequeño listado de teorías desarrolladas en el siglo XX que pierden vigencia o deben ser reformuladas en mérito al mayor nivel de generalidad y sencillez de la TRE:

    1. Equilibrio económico: fundamentado en la existencia de dos mundos, uno real y otro monetario, en lugar de uno solo monetario. En los modelos matemáticos tal circunstancia se advierte con el uso de p (nivel general de precios) como variable para “convertir” los precios monetarios a reales, así como las variaciones mismas de p para compararla con i (tasa monetaria de interés). La TRE nos dice que el concepto de equilibrio se desvanece con la sola consideración de que no hay elementos a equilibrar por ser p e i una misma entidad. Creemos no equivocarnos si decimos que el desvío teórico acontece en el preciso momento en que Wicksell desdobla el concepto de tasa de interés en real y monetaria, operando como el disparador de las teorías desarrolladas en el siglo XX, objeto de replanteo en la TRE. En el tema del equilibrio sólo nos resta añadir que en la TRE, S ≠ I por axioma.
    2. Mecanismo de transmisión monetario: hace referencia a todo el desarrollo teórico en pos de orientar la política monetaria de los bancos centrales a fin de lidiar con el concepto de equilibrio económico. Es evidente que al ser las variables i y p la misma entidad económica, todo el andamiaje de modelos desarrollados operan como la lanza y armadura de Don Quijote, es decir, pertrechos para luchar contra una realidad inexistente, los dos mundos.
    3. Política monetaria: continuando con la línea de razonamiento de los dos puntos precedentes, cualquier política monetaria es un intento desafortunado por corregir la indebida apropiación de riqueza que los sistemas monetarios irregulares ocasionan. Es fácil concluir el porqué de las alternancias periódicas, autoridades monetarias mediante, por controlar i y p, conforme los mercados vayan mostrando mayor o menor desvío en torno a los parámetros que su “majestad” haya definido como la mejor para la ocasión. La TRE nos dice que la manipulación de i, a la vez p, se convierte en una enorme herramienta para apropiarse de riqueza ajena, por eso es tan rentable la profesión del financista, amen de la del Estado, que sabe leer el momento adecuado en que hay que apostar a las subas y bajas de i o p. En el tópico de la política monetaria es donde hace su presencia lo que la TRE da en llamar Paradoja del interés: la paradoja es generar teoría económica que propenda a la escasez y del interés es en virtud a que la manifestación práctica más corriente de la paradoja se da con la política monetaria para regular i conforme se “escapa” p (cuando aumenta p subimos i y cuando bajamos i se nos escapa p). Podríamos decir que la paradoja del interés ha sido el grado de insatisfacción central, sobre la teoría vigente, que movilizó la aparición de la TRE. Así como la falencia en la teórica del valor objetivo (al no poder explicar la carestía de un diamante) fue acicate para la aparición de la teoría del valor subjetivo; estimo que la paradoja del interés motorizó a la TRE, con su definición del tiempo económico como piedra angular, sitial que la teoría económica le asignaba, erróneamente, al dinero y la moneda. Bien podríamos decir que la paradoja del interés estaba presente de alguna forma en: la Paradoja de Gibson, la dicotomía de los precios de Patinkin, el concepto de dinero neutro, la tasa de interés negativa, el teorema de la regresión de Mises, la innecesaria ley de Gresham (aún con la observación de Hayek), la trampa de la liquidez, el problema de Locke, etc. En resumen, con la TRE, toda la macroeconomía está sometida a crítica, como no podía ser de otra forma con semejante replanteo de la teoría de la moneda.
    4. Expectativas racionales: es el desafortunado nombre que se le adjudicó a la tarea de apropiarse del tiempo económico ajeno, mediante el uso del descrito mecanismo de transmisión. Actividad, legitimada por las teorías del siglo XX, que atenta contra el principio esencial del bienestar económico sustentado en la libertad, la propiedad privada y la igualdad de oportunidades.
    5. Reservas monetarias: atento a la TRE, las mismas no son más que activos estatales cuya manipulación, en manos de “expertos monetarios”, está legitimada en los sistemas financieros irregulares, con sustento en las teorías del siglo XX. Atento a la TRE, las reservas de los bancos centrales son simples activos estatales (indebidamente apropiados de su pueblo), por lo tanto son embargables y deben responder por los pasivos del Estado.
    6. Bancos Centrales: se deduce de la TRE que la única razón de ser de tales entidades es la apropiación del tiempo económico ajeno (riqueza). Podemos reiterar el principio: “en un sistema monetario irregular es imposible la independencia del Banco Central del poder político, y en un sistema monetario regular es innecesaria su existencia”. Los conceptos de balanza de pagos y tipos de cambio son un derivado de los sistemas monetarios irregulares, innecesariamente institucionalizados, también, mediante los bancos centrales.
    7. Ciclos económicos monetarios: con este concepto se pretende explicar el comportamiento de las variables macroeconómicas en función a las políticas monetarias. Es bien sabido que la Escuela Austríaca es la que mejor teoría ha aportado al respecto, consideramos que la TRE continúa su derrotero, entre otras cosas por (además de ser continuadora de Menger):

    a. Más precisa y sencilla, y ello a partir de la definición misma de la TRE, que ubica al tiempo económico en el centro de la ciencia, lo que permite dar precisión a los demás términos primitivos de la economía (moneda, dinero, trueque, contado, crédito --regular e irregular--, precios, interés, ciclos, equilibrio, etc.).

    b. Más general, atento a que la teoría de los ciclos pasa a formar parte de la explicación de la apropiación de riqueza ajena, lo cual tiene que ver con todas las categorías económicas, principalmente con la distribución equitativa de la riqueza, acorde con la función que desempeñan los precios en la teoría de la imputación de Hayek, derivada del orden de los bienes económicos de Menger.

    c. Freebanking: la TRE pone de relieve que la discusión de banca libre es de segundo orden, atento a que el tema central es definir la comisión del crédito irregular como marco legal del tiempo económico.

    d. Control de precios: si bien sabemos que en la Escuela Austriaca es central la determinación libre de los precios, acorde al orden espontáneo del mercado, la mayor precisión de los términos primitivos que incorpora la TRE denuncia a los sistemas monetarios irregulares como el más sofisticado mecanismo de control de precios generalizados, ya que controlar y/o intervenir en i es controlar y/o intervenir en p.

    LA TRE Y LA LIQUIDEZ

    Una forma sencilla de presentar la TRE es en términos de liquidez (necesidad humana de superar el estado de trueque), en tanto desnuda a las teorías actuales en función a que dejan en manos del Estado el suministro del bien económico moneda con el que los súbditos podrán contar para superar ese estado de necesidad. En otras palabras, el soberano de antes racionaba alimentos y armas para defender y/o ampliar su poder (dentro o fuera de sus fronteras), el de ahora raciona la moneda con el mismo fin. La receta del soberano es suministrar más o menos alimento y/o moneda, acorde el alimento y/o la moneda sean o no un bien inferior; si se equivoca en la dosis perderá el poder, numen de la existencia de los sistemas monetarios irregulares.

    LA TRE Y LA LIBERTAD

    No es difícil derivar de la TRE que los sistemas monetarios irregulares constituyen una estructura ideal para la vigencia del totalitarismo, lo cual no sólo queda en claro con lo precedente, sino que nos permite explicar con total naturalidad la causa, el origen y el destino de los “fondos soberanos de inversión”, fenómeno que sólo puede observarse con sorpresa desde la óptica de las teorías actuales. Y es aquí donde ratificamos la calidad de simples activos estatales de las reservas monetarias, ya que a los inapropiados objetivos de las instituciones monetarias de, preservar el valor de la moneda y evitar la desocupación, se le incorpora el de hacer negocios con los activos ajenos.

    Las magnitudes de los negocios que permiten la administración de las llamadas “reservas monetarias” hace empalidecer cualquier otro tipo de intervencionismo estatal, a la vez que pone en serio riesgo los fundamentos de occidente debido a que configuran una enorme concentración de riqueza en manos de unos pocos, aumentando riesgos y generando mayor inequidad social.

    La TRE nos indica el camino teórico adecuado para salir del totalitarismo económico que imponen los sistemas monetarios irregulares, autoritarismo que lleva al punto en que el Estado es el encargado de definir el grado de crecimiento de la economía, su expansión o contracción. Pero, la mayor denuncia que nos hace la TRE es el grado de inequidad económica que los sistemas monetarios irregulares generan, desigualdad que hace muy poco era detectable dentro de las fronteras de una nación, pero hoy se extienden al mundo en general. Hace unas pocas décadas hablábamos de pobres en un país, hoy hablamos de países pobres.

    La TRE nos muestra con total claridad que la moneda irregular es más perjudicial que la peor de las políticas fiscales, tanto por su magnitud como por su forma de operar en las sombras (el verdadero velo monetario), con el agravante de que sus secuelas son ahora de alcance mundial. La TRE nos muestra con total claridad que el surgimiento y caída económica de las naciones está en función al grado de aprovechamiento que las mismas hacen de la apropiación de riqueza, ajena mediante la obtención de créditos irregulares encubiertos con el nombre de dinero. Si deseamos corroborarlo, seguro encontraremos una correlación muy estrecha entre el crecimiento de un país que expande su economía a la par de la expansión de su moneda irregular por el mundo, es decir cuando se le amplía el crédito. También podremos corroborar su inversa, al momento de cancelarlo, puesto de manifiesto con el retorno de la moneda irregular al país de origen, una vez en éste, se sumará al reclamo de los connacionales -- cualquier semejanza con la crisis actual, no es casualidad --.

    Pero todo esto acontece con cualquier empresa que ve aumentada su actividad por disponer de más crédito. Esta sencilla comparación corrobora la TRE, en cuanto circunscribe el tema al plano de las finanzas, no en el de mayor relevancia de la teoría económica. Aquí la falacia de composición tiene razón de ser por la confusión, inmersa en las teorías del siglo XX, de quién cumple el rol de prestamista y quién el de prestatario.

    La TRE nos dice que el fenómeno de los “fondos de riqueza soberanos” no es más que un intento por evitar que el crédito otorgado --por el pueblo de un país al pueblo de otro país (ambos administrados por sus Estados)-- se transforme en incobrable. Pero esta situación no es distinta de lo que sucede dentro de un país, ya que no es el sistema financiero el que otorga crédito, sino que por el contrario, es el que lo recibe, y como todo crédito, en algún momento se deberá pagar. La arrogancia soberana encontró, en la teoría monetaria que sustenta los sistemas financieros irregulares, un arma más poderosa que los impuestos; la TRE vino a denunciarla.

    CRISIS MONETARIA INTERNACIONAL

    Si necesitábamos un campo de pruebas de la TRE, qué mejor que ver el presente. La mal llamada crisis de las hipotecas en EEUU, para la TRE es una simple crisis financiera. Los acreedores (Fondos de Inversión Soberanos, etc.) están cobrando el crédito otorgado a EEUU (cambian el crédito que representan sus reservas en dólares por acciones en empresas y bancos). Por otro lado, el Estado norteamericano (por medio de la FED), no advertido de su situación de fallido, intenta el absurdo de obtener más crédito y, encima, a menor precio. Como en toda crisis financiera, los acreedores deberán asumir pérdidas, y el deudor deberá remontar la salida de una convocatoria, consecuencias típicas de las crisis financieras descontroladas que terminan alterando la situación patrimonial (solvencia) y económica (resultados), tanto de deudores como de acreedores.

    Debe quedar claro que asignar responsabilidad de la crisis actual a la libertad de los mercados, a los precios de los commodities, a los Fondos de Inversión Soberanos, etc., surgen de diagnosticar con las teorías del siglo XX, no con la TRE.

    Buenos Aires, junio de 2008.

    info@carlosbondone.com 

    NOTA: la demostración de la TRE se ha realizado con el uso de la contabilidad.

    Descargar artículo en (.doc)

     
    Visitas 534244