Teorías y Crisis (Monetarias - financieras)

Por Carlos A. Bondone

Una vez más, ante la aparición de crisis financieras, se cuestionan las teorías en virtud a que no pueden explicarlas, prevenirlas, diagnosticarlas ni tratarlas en forma adecuada. En esta oportunidad la falencia teórica imperante se destaca más atento a que la misma reviste carácter de internacional. Podemos decir que la situación es de: “muchas crisis y varias teorías”.

Veamos cómo la Teoría de la Relatividad Económica (TRE) y la más amplia Teoría del Tiempo Económico (TTE), a diferencia de las teorías vigentes que dan sustento al orden financiero internacional actual, nos permite comprender mejor y más fácil el origen y consecuencia de las crisis monetarias-financieras. Con la TTE pretendemos decir: muchas crisis y una teoría.

Estamos en presencia de una crisis financiera general (internacional) , es decir, los deudores más importantes (en este caso los Sistemas Monetarios-Financieros-Irregulares- Estatales-Monopólicos  SMFIEM) no pueden pagar sus deudas, veamos cómo analizarla:


Causas de las crisis monetarias-financieras generales


Veamos una breve introducción:

  1. Una crisis general implica la existencia de un fallido de mucho peso en la economía (dada la alta improbabilidad de que inmensa cantidad de deudores entren en crisis simultáneamente).
  2. El carácter general de la crisis convalida a la TTE en dos aspectos centrales:
    1. La existencia de un jugador fallido de gran envergadura que ocasiona una reacción en cadena de fallidos menores.
    2. Que ese jugador fallido muy grande es el SMFIEM, de cada país en crisis, en perjuicio del mercado-acreedor, a diferencia de lo que sostienen las teorías vigentes, que invierten la causalidad deudor-acreedor al considerar, entre otras cosas, al Banco Central como prestamista de última instancia y sostener que al papel moneda (PM) lo genera el Estado.
  3. A la crisis financiera global se le debe adicionar la crisis monetaria que se deriva del uso de monedas con forma de crédito irregular (como el PM), categoría teórica surgida de la TTE. Para que se entienda mejor, este es el origen (entre otras cosas) de lo que comúnmente se discute como “crisis de los tipos de cambio”, término que podría asumirse como una manifestación más de las “crisis de las monedas”.

En síntesis las crisis que nos ocupan están compuestas por crisis monetaria más crisis financiera (del SMFIEM).


Consecuencia de las crisis monetarias-financieras generales

 Veamos en forma breve alguna de ellas:

  1. El deudor principal cae en crisis financiera: reiteramos que es el SMFIEM el que entra en crisis financiera ante su acreedor el mercado, no al revés como lo plantean las teorías vigentes, instaurando la idea de que es el mercado el que entró en crisis financiera, situación que ya sabemos de elevada improbabilidad de ocurrencia sin un jugador grande fallido. 
  2. Momento de la crisis financiera general: como toda crisis financiera, se produce cuando el acreedor no le fía más al deudor. Aquí, el mercado-acreedor le dice al SMFIEM que no puede seguir financiándolo. Es evidente la diferencia de diagnóstico de la TTE con las teorías vigentes, donde se presenta al mercado como el causante de todos los males.
  3. Independencia del Banco Central: de las teorías vigentes se desprende que las crisis monetarias-financieras sólo están reservadas para los países ignorantes del principio “fundamental” de que los bancos centrales deben ser “independientes” (un grupo de expertos arribó a la Argentina 2001/2 para emitir “trascendental dictamen”). Bueno, bastó un par de semanas para que el mundo desarrollado diera por tierra con las estructuras institucionales que “garantizaban” la mentada independencia, cosa que no podía ser de otra forma porque no eran más que intentos ad hoc de ocultar una realidad que las teorías vigentes no advirtieron, la de que la independencia del banco central es una UTOPIA. Según la TTE, por esencia los SMFIEM tienen origen político. Sobre esta cuestión, las teorías actuales presentan, entre otras, dos grandes contradicciones: 
    1. Plantear que la moneda tiene su origen en el Estado - posición bien diferente a la sustentada por la TTE: la moneda, en cualquiera de sus formas, siempre tiene origen en el mercado.
    2. Y desde esa postura - de asignar origen “estatal” a la moneda - pretender independencia política de los Bancos Centrales en SMFIEM. Utopía puesta de manifiesto en los casos extremos como los actuales, donde la “fachada de las estructuras institucionales para dotar de independencia a las autoridades monetarias” , se desplomó en un par de semanas.
  4. El Banco Central prestamista de última instancia: una sola y simple pregunta ayudará a desnudar esta postura: ¿si es así, por qué no solucionamos las crisis financieras con un simple préstamo del Banco Central al que padece crisis financiera? Es evidente que la solución no es tal, y ello es debido a que no se advierte, como lo hace la TTE, que precisamente el endeudado es el SMFIEM (liderado por el “prestamista de última instancia”).
  5. Fin de la crisis: se producirá cuando el mercado-acreedor acepte la propuesta (expresa o tácita: depreciación monetaria, refinanciación, etc.) que presentará el deudor principal, para que desde allí se puedan ordenar las infinitas mini-propuesta de los fallidos menores, que genera el “concurso” del deudor principal.
  6. Consecuencias seguras de la crisis: toda crisis acarrea muchas consecuencias, de las cuales unas pueden ser más predecibles que otras en función a que las teorías nos provean el marco de análisis adecuado respecto a la mayor posibilidad de ocurrencia de unas sobre otras. Veamos las consecuencias post-crisis con alta probabilidad de ocurrencia que nos brinda la TTE:
    1. Las crisis monetarias-financieras globales producen la interrupción del círculo virtuoso del capitalismo - todos en beneficio de todos -, llevándolo al típico estado precapitalista - todos contra todos. Ello es así en tanto estas crisis nos garantizan un único resultado, el de menos que tendrán más en perjuicio de más que tendrán menos (¿las “expectativas racionales” al alcance de pocos?). La inequidad, que los SMFIEM producen en forma constante, en las crisis se tornan imposibles de soportar por el sistema capitalista.
    2. En los casos de crisis monetarias-financieras de un conjunto de países con moneda única irregular (euro) y estructuras económicas-políticas distintas, la situación torna imprescindible la definición de un liderazgo político (¿Alemania?).
    3. Típica es la inestabilidad de los negocios mientras los acreedores están a la espera del desenlace de la crisis financiera del deudor. Los índices económicos (depresión, expansión, deflación, inflación, desempleo, etc.) no son más que indicadores imperfectos de ese estado de los negocios. En otras palabras, la economía estará en recurrente inestabilidad hasta tanto se esclarezca la situación del deudor principal y los menores que fueron arrastrados por su situación, agregado a que en este caso la deuda está sobre los hombros del pueblo (a través del Estado deudor).
    4. Los países con mejores instituciones capitalistas (EEUU) están mejor preparados para sortear las crisis recurrentes derivadas de los sistemas monetarios-financieros irregulares (Argentina y su seudo capitalismo).
    5. No son necesarias manifestaciones de crisis generalizadas de precios monetarios (inflación-deflación) como señal de la presencia de crisis monetaria-financiera.
    6. El “salvataje” de emergencia estatal al sistema financiero no es más que el reconocimiento de la estructura totalitaria de los SMFIEM vigentes, que alteran el círculo virtuoso de riqueza-equitativa que genera el capitalismo.
    7. Mientras se intenta evitar el “moral-hazard” (que otro cargue con los daños), no se advierte que el mismo hace a la esencia de los SMFIEM vigentes, eludir su ocurrencia es tan utópico como la independencia del Banco Central.
    8. En virtud de que siempre es el acreedor el que advierte la situación de fallido del deudor (último en enterarse de su lamentable condición), es obvio que el mercado-acreedor (el sector privado”) es el encargado de padecer y anunciar el estado de fallido del SMFIEM.
    9. La preocupación por estatizar deuda “privada” implica reconocer un orden de causalidad invertido a la realidad, equívoco que no presenta la TTE al señalar que el endeudado es el SMFIEM con el mercado (sector privado). La deuda es estatal por esencia, no tiene sentido estatizar lo que es estatal.


SÍNTESIS


1) Todas las crisis monetarias-financieras tienen como origen común a las teorías monetarias-económicas vigentes, que operan de sustento de los sistemas monetario-financieros actuales.

2) Las crisis que nos ocupan (todas similares, no diferentes) están compuestas de crisis monetaria más crisis financiera. Pretender solucionar una sin la otra es someter al paciente a un doloroso y prolongado tratamiento, en un marco de inestabilidad permanente del estado de salud.

3) Dejamos para una próxima entrega:

  1. Los beneficios que obtienen los países que pueden financiar su desarrollo económico al “imponer” sus sistemas-monetarios-financieros-irregulares al resto del mundo (EEUU durante el siglo XX).
  2. El curioso caso chino que montó su desarrollo económico “otorgando” crédito “desde su pobreza” al resto del mundo, para vender su producción.


Buenos Aires, abril de 2010.

     
    Visitas 534241